Publicador de contenidos

Pueblos y cultura

Pueblos y cultura

En el encantador entorno natural de Aizkorri-Aratz se encuentra un atractivo patrimonio cultural. Algunos de los elementos se encuentran totalmente mezclados con los bosques y las montañas, como el túnel de San Adrián o el Castillo de Marutegi. Otros, son la cara visible del Parque desde sus entradas principales, pueblos que guardan una rica historia y arquitectura.

Santuario de Arantzazu

Según la leyenda, a un pastor llamado Rodrigo de Balzategi se le apareció la Virgen sobre un espino y éste, asombrado, le preguntó: "Arantzan zu?" (¿Tú en un espino?). Durante los siguiente siglos los frailes franciscanos hicieron de Arantzazu un lugar de devoción y peregrinación, y un exponente del arte y la cultura.

El Santuario de Arantzazu, colgado sobre barrancos y edificado sobre roquedales en una zona agreste y natural, en el término municipal de Oñati, sobrevivió en su larga existencia a tres incendios importantes (1553, 1622 y 1834), teniendo que ser reedificado otras tantas veces.

No obstante, en 1951, en lugar de seguir acometiéndose las continuas tareas de reforma parcial y ampliación, se decidió hacer una basílica nueva que fuese verdaderamente solemne por su dimensión y empaque, pero sobre todo que se expresase en un lenguaje artístico moderno, para lo cual se convocó un concurso de ideas.

El proyecto ganador para la realización de la nueva iglesia fue el de Francisco Javier Sáenz de Oiza y Luis Laorga, aunque la huella del escultor Jorge Oteiza, autor de las esculturas de los 14 apóstoles de la fachada, está presente en todo el conjunto. Las puertas de hierro son de Eduardo Chillida y las pinturas de Nestor Basterretxea y Lucio Muñoz.

Más información: http://www.arantzazu.org

aranzazu

Túnel de San Adrián

El túnel de San Adrián es parte del Camino de Santiago por el interior y uno de los puntos más bonitos del Parque Natural de Aizkorri-Aratz. Se trata de un túnel que atraviesa una montaña de roca y está ubicado en un entorno espectacular. Es también un lugar histórico por el que han transitado a lo largo de los siglos peregrinos, comerciantes y reyes.

Solo mide unos 70 metros de largo pero alberga en su interior una ermita del mismo nombre y hasta él llega una calzada medieval que deja muy clara su importancia como vía de comunicación en el pasado.

Los dos pueblos más cercanos al túnel son Zalduondo (en Álava) y Zegama (en Gipuzkoa), el túnel está justo en el límite entre estas dos provincias.

san adrian
san adrian

Zalduondo

Este pequeño municipio alavés cuenta con un rico patrimonio histórico, artístico y cultural.

Comenzamos nuestro visita por el hermoso Palacio de los Lazarraga, del siglo XVI, que actualmente alberga el Museo Etnográfico Comarcal, donde se muestra la cultura y la historia de la zona mediante numerosos contenidos como la fauna y la flora local hasta elementos artesanales. Es destacable, asimismo, la Casa Señorial de los Larrea.

Zalduondo cuenta también con varias iglesias y ermitas, repartidas en distintos puntos del municipio. La ermita del Santo Espíritu, por ejemplo, está situada dentro de la cueva de San Adrián, mientras que las ermitas de San Julián y Santa Basilisa se ubican en las inmediaciones de Aistra, antiguo poblado romano.

También merece la pena visitar sus dos puentes medievales (Zubizabal y Txaroste) y realizar un agradable paseo por su entorno natural.

Las principales fiestas de Zalduondo son los carnavales, con personajes típicos como los caldereros y el muñeco Marquitos, tradicional personaje sobre el cual giran los carnavales del municipio.

Castillo de Marutegui

El castillo de Marutegui se alza sobre un cerro próximo a la localidad de Araia. Se levantó como defensa de fronteras en el alto medievo. Está situado en el lugar que se conoce con el nombre de Murutegui (también conocido como Marutegui). Fue fundado, en el siglo VIII por el rey García Iñiguez de Navarra, en la salida de la Burunda hacia la LLanada Alavesa. Fue uno de los castillos clave en las luchas entre Navarra y Castilla debido a su estratégica posición.

Para llegar a él cruzamos Araia por su carretera central llegando a la abandonada Fábrica de Ajuria. Seguimos por la misma carretera en dirección a los caseríos, y al poco de dejar atrás los últimos edificios de la fábrica dejamos el coche, y nos encontramos a la derecha la cuesta del Tambor o de las Vagonetas, ya que por ella se deslizaban estos ingenios cargados de graba desde la cantera situada al final de la misma. Esta cuesta es bastante empinada, por lo que podemos optar por subir por la pista que sale a la derecha y que, dando una curva, nos sube hasta la parte superior de la cuesta del tambor. Sin dejar ningún momento la pista pasamos por la cantera y bordeando San Miguel nos acercamos al Castillo de Marutegui. Desde la base podremos ver los restos enrocados en la cima de la montaña.

Castillo de Marutegui

Leintz-Gatzaga

Vinculada tradicionalmente a la explotación de la sal, Leintz-Gatzaga es un pequeño municipio rural ubicado al sudeste de Gipuzkoa, lindando con tierras alavesas. La localidad, que se asienta sobre una escarpada ladera, pertenece a la comarca del Alto Deba y se encuentra muy cerca de poblaciones como Eskoriatza, Aretxabaleta y Arrasate-Mondragón.

La historia de Leintz-Gatzaga está ligada a dos elementos que la han marcado a lo largo de los años: Las salinas y el Camino Real. Las salinas son la principal razón de la fundación de esta villa, en 1331. Actualmente, el Museo de la Sal se encuentra emplazado en las instalaciones que durante siglos se han utilizado en la producción salina, y, en él, se muestra el proceso de extracción de la sal y la importancia que tuvo esta actividad en la economía local.

Por otro lado, el casco urbano se halla en una inclinada pendiente que era surcada por el Camino Real, importante paso que antiguamente comunicaba Castilla con el mar. Monarcas e ilustres personajes pasaron por esta vía, hecho que dio gran prosperidad a la villa.

 

Casco urbano monumental

La belleza del casco urbano, jalonado por notables edificios y palacios, llamará la atención del visitante. Su trazado urbano amurallado guarda forma de óvalo, con tres calles paralelas y un eje transversal. En la actualidad, siguen en pie cinco de las siete puertas de acceso a la villa. Una vez dentro, es una delicia pasear por sus calles y contemplar sus monumentos. Entre ellos, cabe citar la fuente de As de Copas, con sus doce caños; los palacios Garro, Soran y Elexalde; el propio ayuntamiento, del siglo XVIII; y la iglesia de San Millán.

Más información: http://www.leintzgatzaga.eus/

Oñati

Oñati es la villa más monumental de Gipuzkoa y una de las localidades más bellas de Euskadi. Situada en la comarca del Alto Deba, a los pies del monte Aloña, las abruptas pendientes que rodean el municipio esconden un excepcional casco histórico, jalonado por notables edificios, palacios e iglesias de gran valor arquitectónico.

La universidad Sancti Spiritus, situada en uno de los accesos principales de Oñati, es considerada como una de las joyas de la arquitectura civil del renacimiento vasco. Construida en el siglo XVI como un proyecto del obispo Rodrigo Mercado de Zuazola, su fachada es elegante y señorial. En su interior, destacan el claustro y el retablo plateresco de la capilla, tallado por el escultor francés Pierres Picart.

Otros atractivos para el visitante son la iglesia parroquial de San Miguel, con una mezcla de gótico, barroco y neoclásico; el monasterio de Bidaurreta, de grandes proporciones y fachada gótica esculpida en el siglo XVI; la imponente Plaza de los Fueros, presidida por el ayuntamiento, y la Plaza de Santa Marina, rodeada de hermosos palacios como Antia, Madinabeitia y Baruekua.

Más información: http://www.xn--oatiturismo-1db.eus/es/

Oñati
Oñati

Zerain

Zerain es uno de esos pequeños pueblos que han sabido conservar el encanto del ambiente rural tradicional. Situado en la comarca de Goierri, en las estribaciones del macizo de Aizkorri, esta acogedora localidad siempre ha estado vinculada a la agricultura y a la explotación de recursos naturales como el hierro, el carbón, la madera... y precisamente, uno de sus principales atractivos, el Parque Cultural de Zerain, muestra al visitante el modo de vida tradicional de una manera amena y divertida.

Este parque cultural está integrado por las minas de Aizpea, donde es posible conocer el proceso para obtener el hierro; la antigua Cárcel de inicios del siglo XVIII; la serrería hidráulica de Larraondo; y el Museo Etnográfico, en el que se exponen herramientas, muebles, utensilios, documentos y otros accesorios antiguos que proceden de los caseríos del entorno.

 

Casco histórico

Podemos continuar nuestra ruta por los edificios más emblemáticos del núcleo urbano. El palacio Jauregi, por ejemplo, se halla en lo alto de la plaza y fue la vivienda de nobles durante años. Posee muros de sillería, un precioso arco gótico y el escudo más antiguo del municipio. También destaca la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Conserva varios retablos barrocos, un cristo románico y una pila bautismal gótica. La ermita de San Blas, situada a 200 metros del centro, se encuentra en un lugar apropiado para descansar y disfrutar de la naturaleza. Además, cada 3 de febrero, día de San Blas, se realiza la tradicional bendición de los alimentos.

Más información: https://www.zerain.eus/

Más información

Ruta cercana

Paisajes, flora y fauna

Ver más
Ruta cercana

Geología

Ver más